Los corresponsales bancarios se han convertido en una alternativa cómoda, fácil, rápida y segura para realizar transacciones. Años atrás al no disponerse de acceso a servicios financieros próximos, los clientes de poblaciones pequeñas se tenían que movilizar a otras ciudades para pagar los servicios básicos o retirar dinero y en el caso de las grandes ciudades, los habitantes de barrios periféricosss, acercarse a las entidades financieras ubicadas generalmente en el centro o centros comerciales. Por seguridad muchos al hacer sus retiros no regresaban con la plata en el bolsillo, sino que lo hacían con las compras que realizaban, lo que restaba oportunidades al comercio de su barrio, sector o población.

Hoy en día esto cambió, ese dinero se mueve en su propia comunidad, dinamizando la economía, generando empleo en muchos casos y permitiendo que el dueño del corresponsal incremente el flujo de sus clientes y la venta cruzada en sus productos o servicios.

¿Qué es un Corresponsal Bancario?

Un Corresponsal Bancario (CB) es un establecimiento comercial en cabeza de una persona natural o jurídica con el que una entidad financiera firma un contrato de corresponsalía con el objetivo de prestar servicios financieros en nombre de los establecimientos de crédito a través de una terminal electrónica, en cumplimiento de lo definido en el Título IX de la parte 2 del Decreto 2555 de 2010 del Ministerio de Hacienda y Crédito Público.

En otras palabras, Un CB es un intermediario entre una entidad bancaria y el usuario, que permite que el banco llegue de una manera más fácil al público, ya que el corresponsal bancario puede ser la panadería, la tienda, la droguería, etc., siendo un canal de distribución que permite a la entidad financiera, prestar algunos servicios bajo su responsabilidad y llegar a aquellos lugares donde el sistema financiero es deficiente.

Es necesario aclarar que un CB no es una sucursal del banco ni el personal tiene alguna vinculación laboral con el establecimiento bancario, como se describió anteriormente, un CB es una canal de distribución donde se pueden realizar transacciones como: consignaciones, recaudos de servicios públicos, pagos de cuotas de créditos, pagos de tarjetas de crédito, retiros, transferencias, consultar saldos, abrir una cuenta de ahorro, recolección de documentos para un crédito, giros y uno de sus características más importante es que tiene un horario más amplio dado que generalmente, la droguería, la tienda de la esquina, el centro de comunicaciones , la papelería, etc., atienden desde muy temprano y hasta más tarde que la entidad bancaria y no tienen costo adicional.

¿Cuándo y por qué se originaron los Corresponsales Bancarios?

El origen de los CB es consecuencia de los mecanismos que en varios países de América Latina se han implementado para promover la inclusión financiera de los sectores de la población de escasos recursos.

En el caso colombiano, el Gobierno Nacional autorizó la operación de los establecimientos financieros a través de Corresponsales No Bancarios (como se denominaron en ese entonces) mediante decreto 2233 del 7 de julio de 2006, el cual fue derogado completamente por el decreto 2555 del 15 de Julio de 2010 y es por tanto el que habilita por el Ministerio de Hacienda a los CB ofrecer servicios financieros.

Bancolombia fue la primera entidad en habilitar la tecnología que hizo posible ofrecer el servicio de CB y abrió el primer corresponsal en Colombia en agosto 12 de 2006,y lo hizo en el Supermercado autoservicio El Danubio Azul, un pequeño comercio del municipio de Chipatá, en el sur de Santander, de propiedad del señor Exelino Santoyo Rodríguez.

Fuente:  Boletín Entre Línea-Edición 47 – Bancolombia

Para el año de 2006 la banca privada solo llegaba al 25 por ciento de los municipios colombianos y al 73 por ciento de la población, bajo el modelo de corresponsalía bancaria, el número de CB aperturados en el país ha tenido un crecimiento acelerado, pasando de 1.658 corresponsales en junio de 2007 a 105.104 CB en 2017, distribuidos así: 99,8% de los establecimientos de crédito y 0,2% de las cooperativas de ahorro y crédito vigiladas por la Supersolidaria.

Los CB ayudaron a alcanzar en el 2015 la cobertura financiera del 100% en todos los municipios de Colombia, colocándose como uno de los países destacados en materia de avances en inclusión financiera.

Fuente: La República.co

Deja una Respuesta